viernes, junio 09, 2006

Solo: Tim Sale


Solo: Tim Sale (Tim Sale et alii; Planeta): Solo es una publicación cuyo objetivo es presentar historias cortas realizadas por un mismo autor. Si en USA fue DC la encargada de dar salida a este material, empresa poco afortunada en tanto que la serie fue clausurada recientemente tras una andadura escasa, es ahora Planeta quien se ha decidido a sacar esos números que ya leyeron los yankis.
En este primer número el elegido ha sido Tim Sale, quien nos presenta varias historias, seis en concreto, que realiza con diversos guionistas, salvo dos en las que hace de autor completo. Sus parejas creativas son las siguientes: Darwyn Cooke, Diana Schutz, Jeph Loeb y Brian Azzarello. Como puede constatarse, autores todos sobradamente conocidos en el medio y con los que Sale ya había trabajo anteriormente o con los que había cierto feeling. Y esa complicidad se observa en las páginas de este Solo.
La revista no sólo vale la pena por los excelentes dibujos del americano, sino que casi diría que cada historia posee algo interesante. Y eso que encontramos de todo, desde lo meramente trivial, como una persecución entre Batman y Catwoman, hasta un amplio espectro de sentimientos humanos que no encuentran problema alguno en ser encarnados por personajes de la talla de Superman o Supergirl. Pero no sólo hay superhéroes que caminan entre humanos al tiempo que comparten su dimensión sentimental, sino que también encontramos una dura historia protagonizada por un asesino a sueldo donde se advierte la alargada mano de Azzarello, o un tierno slice of life con posible trasfondo autobiográfico. Variedad en los guiones que se complementa con diversos registros y técnicas pictóricas que utiliza el auténtico protagonista del cómic.
Una compra salonera más, propiciada además de lo dicho por un precio más que interesante, 3.95 euros, y que sólo cuenta con una pega, que no es otra que el formato elegido; ¿qué costaba un papel con más gramaje para la portada? Ah, y luego está que se lee en un plis plas. Pero claro, deja un buen sabor de boca.