jueves, junio 08, 2006

Question de confianza

Entre los muchos lanzamientos que Planeta saca para este Salón del Comic de Barcelona hay uno que me llama la atención y que posiblemente pasará desapercibido para mucha gente (espero equivocarme). No es otro que The Question de Dennis O'Neil y Denys Cowan.
The Question es un personaje creado en los 60 por Steve Ditko para la editorial Charlton Comics que al cerrar esta fue absorbida por D.C. El personaje vivía en el limbo del olvido hasta que Alan Moore decidió usar los personajes de la Charlton para su Watchmen. Question tenía que interpretar el papel que finalmente hizo Rorscharch. Pero D.C. tras las Crisis tenía planes para esos personajes de Charlton que años atras comprara, así que Moore tuvo que rediseñar los protagonistas de Watchmen (pero eso es otra historia).
Uno de los proyectos que tenía en mente D.C con esos personajes era este The Question que acaba de reeditar Planeta (anteriormente lo publico Zinco) dentro de su colección de Clásicos D.C.
Tenía miedo de volver a leer el cómic; lo había leído hacía mucho (cuando salió) y guardaba un gran recuerdo de él y no quería llevarme una desagradable sorpresa. Así que armándome de valor lo he vuelto a releer y me he dado cuenta de que no se ha quedado viejo o desfasado.
O'Neil nos muestra las tablas que tiene como guionista y cómo debe de escribirse un buen cómic de serie negra o simplemente un buen cómic a secas. Aporta una serie bastante sólida y estudiada de principio a fin (tiene algún número flojo pero se le perdona, porque no daña al conjunto de la serie). Demuestra que sabe escribir sobre personajes y sus motivaciones en función de una historia y que todo parezca normal que no rechine nada.
El dibujo de Cowan nunca ha sido de mi agrado, sucio, descuidado,y en ocasiones no guarda las proporciones. Pero en Question funciona a las mil maravillas. Le pega a la historia como anillo al dedo. Puede que fuera el dibujante suplente (la serie tenía que ser dibujada en principio por Ernie Colon aunque finalmente no pudo) pero sale airoso y con nota.
En este primer tomo que reúne el primer arco argumental de cuatro números, nos enfrentamos a una historia de reconstruir al personaje principal y de ir colocando las bases de lo que serán algunos de los secundarios habituales de la serie, sin que la narración adolezca de una mera "presentación de personajes" y llegando a contar una historia más que correcta en cuatro números, que te deja con ganas de más. Una colección a seguir y que todo buen lector de cómics tendría que tener en sus casas.
¿Lo malo de la edicón de Planeta? La portada, pudiendo escoger entre una de las cuatro portadas originales, ponen (a mi entender) una de las más pobres. Sabiendo que la portada es un elemento importante a la hora de vender el comic. Una portada como la que han puesto para este número 1º no va a ayudar a que este cómic se venda, todo lo contrario, lo que consigue es que la gente que no conocía la existencia de esta colección lo pase por alto tristemente.
Una de las compras fundamentales de este Salón.