miércoles, septiembre 27, 2006

Archivos Vishanti: Catwoman de Brubaker

Te vas a enterar, gatita...

Catwoman (Ed Brubaker, Cameron Stewart, Javier Pulido; Norma): Reseña referida a los tomos Sin tregua y Caer no es fácil.
Brubaker retoma el tono más humano de Selina Kyle que ya retratra con anterioridad en los dos tomos que precedieron a estos, con una novedad en mi opinión. En mi opinión, El lado oscuro de las calles y Malas Calles, aunque de ejecución más que correcta, carecían de algo; ese algo que inevitablemente te arrastra dentro de la acción y que te vincula al sentir de los personajes.
Y esto, precisamente, es lo que podemos encontrar en Sin tregua, la saga destinada a hacer jirones tanto de Selina Kyle como de los personajes que la rodean. No es una idea nueva, la hemos visto mil veces en cómic, pero quizás a diferencia de otros, Brubaker consigue una sensación de realidad en su voluntad de presentarnos la faceta más humana de los personajes que, en un tema como éste, consigue calar aún más si cabe en el lector. Un cómic para vibrar y sufrir, niños y niñas. Como también seguiréis sufriendo con Caer no es fácil, el tomo que viene a continuación, donde se presentan las consecuencias que los actos acaecidos han tenido sobre Selina y su círculo de amistades.
En efecto, Brubaker consigue una caracterización de Catwoman como nunca antes se había visto en cómic. En ella y sus amigos reside una credibilidad y una dimensión profundamente humana que convierten al fantástico trajecito superheroico que viste la ladrona en un mero accesorio secundario.
Pero a esta visión hay que añadir la gran habilidad del guionista para presentarnos la historia. Domina el tempo, dialoga de forma inteligente y efectiva, hace uso de recursos narrativos interesantes muy poco habituales en un cómic de género superheroico... Y es un hijo-de-puta de cuidado, y si no preguntadle a la hermana de Selina y ya veréis, ya...
Al dibujo dos grandes aciertos, Cameron Stewart en el primer tomo, que realiza un trabajo francamente extraordinario, a la altura del guión, y nuestro Javier Pulido en el segundo, como siempre interesante.
Un cómic de superhéroes atípico, un noir diferente a lo habitual, una gran lectura de cualquier manera. Muy recomendable.