martes, noviembre 07, 2006

Primeras Impresiones: Larcenet y Pekar

Con Larcenet y Pekar me ha pasado lo mismo. Me han convencido y no importa qué tebeo suyo lea. Me gustan todos.

Larcenet no me entró a la primera. La lectura de su primer Combates Cotidianos no me dijo nada. Estaba bien, resultaba agradable, pero... Al releerlo le encontré más miga y el segundo álbum me gustó mucho, un cómic emotivo y... cotidiano, al estilo del Taniguchi del Almanaque de mi Padre. Espero que el tercer tomo continúe con este ritmo ascendente.
El Retorno a la Tierra es divertido (guionista: Jean-Yves Ferri) y tiene algunos puntos de conexión con los Combates, pero donde te ríes de verdad es con su serie de Aventuras Rocambolescas: Sigmund Freud en el Oeste Americano, Van Gogh en la Primera Guerra Mundial, ¿qué más se puede pedir?
(Por comparación su Casi... es inferior, aunque no malo y merece echarle un vistazo)

Pekar me atrapó más fácilmente, aunque por una vía inesperada. Después de ver American Splendor (¡Sí! ¡Una película basada en un cómic que consigue que leas un tebeo!) estaba enganchado sin entender muy bien porqué. Un tío que te cuenta su vida. Y punto. Sin transformar ni adaptar la realidad de forma dramática para respetar las convenciones narrativas de la historieta. Este enfoque es mucho más complicado de aceptar que el de, por ejemplo, Larcenet, que pese a escribir cómics con apuntes autobiográficos, aquellos son más “tradicionales” desde el punto de vista de su realización. Es decir, planteamiento, nudo y desenlace. Pekar es bastante más heavy. Te cuenta sus anécdotas vitales a palo seco. Si te gustan bien. Si no, lo siento. Es más difícil entrar en su juego, pero si lo haces disfrutarás de obras como American Splendor (Obras Completas de Crumb nº 12) y El Derrotista, lamentablemente lo único suyo que se ha publicado aquí.
Esperemos que esto sólo sea el principio.
En ambos casos.