miércoles, mayo 31, 2006

Un poquito de europeo, venga

NEUROTRANS [Vila, Colignon]:
Es una lección magistral del arte de narrar en cómic... de cómo contar el menor número de cosas posible de la manera más confusa y menos interesante imaginable, con unos diálogos de juzgado de guardia y donde, por lo visto, todas las mujeres son lesbianas y/o van por ahí enseñando las tetas. Excelsior!

MORTEPIERRE [Tarvel, Aquamri]:
Una prosa tan cursi, florida y mal escrita que haría sonrojarse a Corín Tellado.
El paso de jovencita a hechicera más inverosímil en toda la historia de, bueno, en toda la historia universal de los pasos de jovencita a hechicera.
¿Qué más puedo añadir sino unos cuantos extractos literales del álbum?
-“Aunque mi nombre era Florie Maujour, muchos preferían llamarme la zorra”.
-“¡Aaah! Esta zorra me ha mordido. ¡Estoy sangrando!” “Su agujero no muerde. Cógela de los hombros y deja que yo desbroce el terreno”.
Conversación con un gato: “Por mucho que te interpongas, no serás tú quien me impida pasar. Me he enfrentado a lobos, o sea que imagínate tú...” [se lo imagina mucho porque en la siguiente viñeta sale corriendo].
-“Voy a tomarte por allí por donde no podrás quedarte preñada” “¿Acaso no aprecias ser perforada por este lado de tus entrañas, rubia?” “Ahora, tú. Pero si quieres tu parte tendrás que recalentar este tizón un tanto apagado...”.
Conversación con un ermitaño: “Los... los caminos del Señor son...” “Inescrutables, lo sé. Pero el coño de mi hermana, ¡ése es escrutable!”
-“Nuestro jefe se hace llamar el desvirgador porque tiene una sólida reputación que mantener como perforador de entrepiernas, cosa que habitualmente no hace con dulzura” [“¿Desvirgador? ¡Ay, qué profesión más bonita!”, Carmen Sevilla dixit].
-“Lo que ocurrió aquella noche se convirtió en uno de los más abominables recuerdos de mi existencia... atrapada bajo su mole, aplastada por el enorme peso de su cuerpo, tuve que abrirme, dejar que me penetrase con su enorme apéndice ávido de placer...”
Y en el próximo episodio:
¡Aparecen en bolas todas los personajes femeninos y no sólo la mayoría!
¡Y de regalo un marcador en forma de vagina para que lleves la cuenta de las veces que intentan violar a la protagonista!

TAO BANG [Vatine, Pecquer, Cassegrain, Blanchard]:
Un divertimento relativamente eficaz y completamente olvidable. Todas las mujeres salen desnudas, pero sólo se les ven los pezones a partir del segundo tomo.

MAYAPAN [Troisi, Vig]:
Pasando directamente a lo que interesa: de las tres mujeres que salen una va vestida y a las otras dos se les ven las tetas.