martes, mayo 09, 2006

NYX

NYX (Quesada, Middleton,Teranishi; Panini):Jóvenes Mutantes Neoyorquinos, éso es NYX. Quesada desvinculó esta mini de 7 números yankis del resto del universo Marvel, en un intento por centrarse en la supervivencia en las calles de un grupo de jóvenes que descubrían que tenían habilidades mutantes. Sabiendo ésto al menos te enteras acerca del cometido del cómic y no te pasas todo el rato pensando qué demonios es lo que te estás leyendo y hacia dónde va todo. Pero claro, yo soy de ésos que se saltan la introducción. ¿Pa qué? Pues para que luego te pase algo como lo que me ha pasado con el cómic éste. Pero claro...si dependes de un artículo para pillar el supuesto (recálquese la palabra) cometido o intención del cómic...
Pero bueno, ojalá nos quedáramos aquí... Lo que nos cuenta Quesada bien pudiera haber sido contado en menos páginas. Y mejor, por supuesto. Casi me da la impresión que al tío le gusta hacerse la picha un lío, porque un argumento como el presentado puede contarse de forma mucho más sencilla a como lo hace el americano. Aunque aquí el tío se lía en parte por el protagonista coral de la serie. ¡Hasta cinco personajes! Casi nah. Y sí, habéis adivinado...oh, no, ahora le toca contar el origen de este otro...¿por qué? Sobre todo teniendo en cuenta que hay personajes que son de relleno y que parece que están ahí sólo para justificar a otro personaje. Y estoy pensando en la profe de la prota principal. A santo de qué está ahí? Te pegan un tiro en tu curro y se deduce que por cojones has de pillar una depre que te lleve al suicidio. Real. Como la vida misma.
Como que nos hagan creer que vivir en la calle es como irte de picnic a Central Park. Y si éso es el supuesto base que se esconde detrás de todo...uf.
Añadamos que la portada y la contra nos pongan a X-23, la mutante que tanto ha dado de qué hablar últimamente. Y a mi gusto creo que no puede haber una presentación más lastimosa. No sabemos nada de ella al empezar el cómic y al acabarlo poco más. Decepcionante en este sentido, y más teniendo en cuenta que es el reclamo del tomo de Panini, al ocupar portada y contraportada.
Y respecto a la originalidad de la idea... jóvenes y mutantes los hemos visto siempre, no? Que presuntamente se les quiera dar una mayor proximidad al enmarcarlos en un contexto que el lector puede conocer de primera mano tampoco es una exactamente original que digamos. Se ha hecho antes, y mejor ya puestos.
El dibujo es uno de los puntos fuertes de la mini al contar con Middleton en los primeros cuatro números. Lástima que luego venga Teranishi y desluzca el conjunto, en un estilo que diría que vendría a imitar el estilo del primer dibujante de forma claramente fallida.
Y tras finalizar el cómic me pregunto en qué se quedará finalmente la serie. ¿Vale la pena continuar algo que en esencia es lo mismo de siempre? ¿Realmente en qué consiste el tebeo? ¿En presentar una serie de personajes que inevitablemente se sumarán, caso de ser afortunados, al universo Marvel?
Lo mejor del cómic: constatar que en el universo Marvel existen masas como las de los Simpsons, uséase, susceptibles de verse presa de una furia berserk injustificada que les mueve a querer lincar al inocente mutante de turno. O sea, como leer Dios Ama El Hombre Mata del Claremont, pero partiéndote el culo.
Lo peor: lo poco creíble, y lo aburrido que resulta por momentos.
Si os gustan los mutantes hay mejores cosas que leeros que este tomo Panini. Y más baratas. Como el Astonishin' X-Men, por ejemplo.