sábado, mayo 27, 2006

X-Men: La penúltima decisión

Sabiendo de antemano que mis estimados compañeros de blog no van a estar de acuerdo conmigo, ahí va mi reseña de la tercera parte de X-Men 3. Para los que no quieren spoilers se lo resumo: no es mejor que las de Singer, pero he disfrutado como un enano.
Pasemos ahora a destripar la película: En fin, Ratner no es muy buen director, pero la película no es mala. Simplemente es la película de la Patrulla-X que hubiésemos querido ver cuando teníamos 13 o 14 años: Muchos mutantes, algunos de adorno, sí, pero muchos, y todos con su poder. Fénix desencadenada -sin el aura de fuego, eso sí-. Cíclope muerto (admitámoslo, todos lo hemos soñado alguna vez). El Juggernaut... bueno, haciendo de Juggernaut. El Ángel... eh... volando (joder, es un mutante cuyo poder es volar, ¿que esperábais?). Un monstruo de las galletas que se parece más a la Bestia de lo que pensábamos. El Hombre de Hielo helado. Lobezno perdiendo partes de carne por las que puedes ver su esqueleto. Tormenta volando y lanzando rayos. Kitty Pryde atravesándolo todo. Pícara... amargada (sí, no hace nada más en la peli). Xavier y Magneto unos años más jóvenes (milagros de la infografía) siendo muy amigos. Magneto pidiendo a su mano derecha en la Hermandad un respeto para Xavier. La Bola especial. Un Charles Xavier manipulador cuandot tiene que serlo. Un Jamie Madrox capaz de atracar siete bancos... a la vez. Traiciones. Pasión y amor. Peleas. Dudas. Prejuicios. Muerte.
¿Y la historia? Ah, pero, ¿os importa después de todo lo que os he dicho? Pues sí, hay una historia interesante que lo habría sido mucho más en manos de otros guionistas (u otro director, no sé): La Cura. Warren Worthington padre y la doctora Kavita Rao anuncian que han encontrado un suero que "cura" a los mutantes, lo cual divide a la población mutante: unos piensan que no están enfermos y por tanto no necesitan curarse. Otros están ansiosos por ser como los demás. Y, claro, los primeros opinan que los demás son unos traidores. ¿Qué sucede en la Escuela de Xavier? Pues mucha tensión y dudas entre el alumnado. ¿Y entre la Hermandad? Ellos lo tienen claro: La enfermedad es la humanidad y ellos son la cura.
Y, en medio de todo esto, Fénix. Magneto y Xavier se disputan a Jean, lo cual no hace mucha gracia a ésta, que se decide, contundentemente, por el lado que más le conviene.
En cuanto a la película en sí es simplemente interesante y divertida, no busquéis más. No es una gran película y queda lejos de las de Singer (aunque no tanto como nos han querido vender). Pero no es una mala película, la verdad. A mí me ha bastado para pasar un buen rato.
Hagamos un recuento final de víctimas (al loro que ahora sí que destripo lo importante):
- Muertos: Cíclope, Xavier, Fénix, Calisto y varios "hermandados" más, y muchos, muchos civiles.
- Sin poderes: Magneto, Mística y Pícara.
El final de la saga, vaya... Pues no, porque una de las cosas que más llama la atención es que, salvo la muerte de Fénix, todo queda preparado para una hipotética cuarta parte. ¿Cómo? Pues veréis, Magneto descubre que la Cura es un tanto defectuosa, y, si Magneto empieza poco a poco a recuperar los poderes, ¿no lo harán los demás? En cuanto a las muertes, pues la de Cíclope, asesinado por Fénix, no se ve. De hecho ella no parece tenerlo muy claro, aunque asume haberlo matado. Venga, vamos, ¿una muerte "fuera de cámara"? ¿Cuantas veces han "muerto" los mutantes de esta forma? Y Xavier... bueno, casi al principio de la peli dan una pista bastante clara si tenéis imaginación, pero si necesitáis los hechos concretos quedáos hasta el final de los créditos.
Lo que digo, preparadito para la auténtica decisión final, porque, por lo que parece, ésta es la penúltima. Ahora ya puede venir Voltorine diciendo que es una película de tópicos frikis y Hator diciendo que no se la cree (de Jaume no digo nada porque lo más seguro es que no la vea).