domingo, mayo 14, 2006

Aqua 1


Aqua 1 (Kozue Amano; Ivrea): Mini de 2 números que nos presenta a Akari, una chica recién llegada a Aqua, el planeta antaño conocido como Marte y que después de la terraformación de la que fue objeto pasó a estar cubierto por agua en un noventa por ciento de su superficie. Akari, nuestra protagonista, quiere convertirse en una Undine, lo más parecido a una experta en el manejo de las góndolas que se utilizan como medio de transporte habitual, para lo cual ingresa en la compañía Aria, emplazada en Neo Venezia, ciudad que por su nombre todos podemos hacernos una idea acerca de qué tiene de particular.
Este tomo sirve para presentarnos a Akari y a las personas con las que pronto tendrá que relacionarse en su día a día, así como el escenario en el que se desarrollará la acción. Es de preveer que al finalizar el segundo tomo nuestra prota haya ya podido completar su adiestramiento y pasar su examen, porque gran parte de lo que sucede en este cómic parece guiado a ese fin. Sí, la verdad es que contado así no parece tener mucho más.
Pero entonces, ¿por qué resulta que su anime, en el que se incluye la segunda parte del manga y que nada más acabar éste publicará Ivrea bajo el nombre de Aria, resulta que es uno de los más vistos en Japón a día de hoy?
En mi opinión, la ambientación es uno de los atractivos principales de la serie. La premisa inicial es de ciencia-ficción clásica, pero a poco de empezar el tebeo todo cambia, y nos vemos transportados a un escenario donde no existe tecnología por un tubo como podría ser de esperar por las primeras páginas, sino que la gente parece vivir más acorde a formas pasadas y tradicionales. Neo Venezia ejemplifica a la perfección lo dicho, y fuera de sus límites la gente parece vivir en armonía con la naturaleza.
Pero el punto fuerte es la ciudad sobre las aguas: a pesar de que la autora no se explaya en los fondos, transmite a la perfección el encanto que sólo una ciudad así puede transmitir. Quizás en parte se deba a la poca presencia de turistas en sus calles y canales. ¿Acaba de abrir sus puertas al flujo vacacional? Lo cierto es que eso hace que la ciudad gane en poder evocador, algo que se respalda con un trasfondo fantástico centrado en leyendas protagonizadas por gatos y que se refleja en el importante papel que estos animales poseen como protectores de las compañías navieras. Y es precisamente este hecho el que introduce un componente mágico en la que había comenzado como una serie de ci-fi.
Quizás lo más flojo es el tratamiento de los personajes. Vale que en un número poco se puede hacer, pero de momento se echa en falta un poco más de información sobre los secundarios, al tiempo que también sería de desear más profundidad en la caracterización de Akari. Pero lo que sí es cierto es que se van ganando nuestra simpatía a lo largo del tebeo.
Si Aqua es una especie de preludio para Aria, la serie que vendrá después y que lleva ocho tomos publicados en Japón, entonces puede que más o menos cumpla su cometido, pero éso es algo que habremos de ver en el segundo tomo.
Por lo que respecta al dibujo éste es claro, sencillo pero efectivo, destacando la gracia con que dibuja a las chicas. Y es que se nota que la autora sabe dibujarlas pero...¿dónde están los tíos? Levanto una ceja, la verdad. ¿O es que en realidad ellos no van a ser necesarios en la acción? Ehem, ya se verá. Al respecto de los fondos, lo dicho, la autora no se explaya pero lo que dibuja lo dibuja bien, con una línea clara, sin recargar las viñetas, muy en consonancia con respecto al resto del cómic. Y encontramos escenas de la ciudad verdaderamente sugerentes.
Bueno, habrá que leerse el segundo volumen para hacerse una mejor idea de este manga. Cuanto menos curioso sí que lo es. Y bonito.