sábado, enero 28, 2006

Aeon Flux, el cómic

Aeon Flux (Mike Kennedy y Timothy Green II; Norma): Juguemos a las suposiciones. Imaginad que nunca en vuestra vida habéis visto un episodio de Aeon Flux, la serie de animación de ci-fi que adquirió cierta popularidad en la Mtv. Imaginad que tampoco habéis visto lo buena que está Charlize Theron en la peli de homónimo título estrenada recientemente. Acabad por imaginar que os hacéis con este cómic. ¿Que por qué? Pues porque os ha molao la portada. O porque la prota es una tía buena. O porque la ciencia-ficción os gusta. Lo-que-sea.
Bien, ahora lo leéis.
Sucesión de peleítas mal narradas. Personajes rollo yo-soy-lo-mejor-en-lo-que-hago (lo siento Logan, hace tiempo que caíste del pedestal) y aunque seamos tías eso no significa que no podamos tener aceptables niveles de testosterona. Algo de trama política, o eso parece. Umm... ¿por qué le dedican tan poca importancia? ¿Por qué me parece que algunos de los personajes presuntamente importantes en su calidad de antagonistas están meramente abocetados? ¿Por qué no hacen nada realmente interesante? ¿Por qué las escenas que teóricamente tendrían que llegarme me parecen sosas? Soso. Buen calificativo para el cómic en su totalidad. Y ya puestos... ¿por qué me empieza a importar una mierda lo que le pase a la pareja protagonista? Jo tío, qué chungo. ¿Y ese rollo matrix? ¿Y ese argumento, original donde los haya, de sociedad presuntamente utópica donde el totalitarismo imperante obliga a la acción a un grupo rebelde? ¿Y quién coño es esta tía que aparece como en un universo psicotrópico? ¡Ésto lo he visto ya en Vertigo! ¿Por qué me da la sensación de que se me escapa algo?
Y sobre todo, después de leértelo... ¡¿Por qué me he olvidado ya de este cómic que me leí hace menos de 24 horas?!
Confuso, aburrido, soso. Todo éso es Aeon Flux, el cómic.
Así no es de extrañar que en la página de Norma te pongan fotogramas de la peli y te incluyan el historial cinematográfico de la Theron (a santo de qué ya es otro cantar), habiéndoseles sólo olvidado el hecho de incluir una advertencia a modo de prospecto médico: Para apreciar en su totalidad, visionar previamente la película. En los mejores cines.