miércoles, abril 20, 2005

Vampiros bajo el sol de mediodía

Yo Vampiro, traducción muy sui generis la que ha hecho Norma para este tomo, primero de cuatro que componen la serie original Boy Vampiro , creación original de Carlos Trillo al guión y Eduardo Risso al dibujo. Los lectores más veteranos recordarán ya haber visto publicado el inicio de esta serie de la mano de Glenat en coedición con la argentina Meridiana Comics, en comic books de grapa allá por...don't remember, sorry. No caló mucho la idea, pues si no voy muy equivocado se quedó en cuatro o cinco números. Y ahora Norma ha aprovechado para incluir esta serie en su recién estrenada colección Made in Hell , aprovechando el hecho de que Risso ya se ha convertido en figura conocida en nuestro panorama comiquero (en parte gracias a ellos, todo sea dicho de paso: sembrar para luego recolectar). y respaldándose (probablemente) en el hecho de que la serie en cuestión había sido publicada ya previamente en Estados Unidos, Francia e Italia.
En este tomo se nos cuenta la historia de un niño de 12 años que dejó de crecer hace 5000 años, justo cuando fue convertido en vampiro en el Egipto de los faraones, sólo que la acción transcurre en nuestros días. Sip, ya sé qué estaréis pensando: oh-no, otra más de lo mismo. Pues nop. O sí pero no. Me explico: Trillo trata la figura del vampiro desde una óptica original, en tanto puede desenvolverse perfectamente a la luz del sol; es más, es el astro rey quien le proporciona la vitalidad a su cuerpo no-muerto. Al caer la noche el hambre se apodera de nuestro protagonista, que debe saciarse no sólo con sangre, sustancia que parece contribuir a la regeneración física de sus tejidos, sino principalmente con comida (en cantidades ingentes, eso sí). Con una premisa como esta, Trillo sigue presentándonos el conflicto que surgió entre nuestro protagonista, hijo del primer faraón histórico conocido y la sacerdotisa de un culto minoritario que a la vez era la concubina favorita del monarca, y que como el chico también había sido maldecida con la no-vida. Conflicto que se prolongará por 50 siglos hasta nuestros días. Sip, vale, quizás todo esto os suene a típico (que lo es), pero lo bueno es que Trillo lo salpica de eventos y personajes que parecen contribuir aportando elementos originales a esta trama de fondo. Conoceremos así a los últimos representantes de una tribu sioux, que luchan por defender una tierra que se extiende por las cimas de los rascacielos de una urbe norteamericana. Y luego está nuestro petit vampire, abrumado por toda una serie de obsesiones que le persiguen desde tiempos inmemoriales; un estudio psicológico que pese a todo me parece que queda un poco cojo y que no me acaba de convencer del todo (¿por qué no podrá llegar a conocer y disfrutar del sexo? ¿alguien me lo explica?). Pero también debemos pensar que estamos ante el primer tomo de una serie, y que como presentación promete y además se lee muy bien, lo cual ya es mucho. Y Risso genial en su blanco y negro, pa qué decir más.
Pero claro, tampoco podemos pasar por alto algunos aspectos negativos: al parecer se ha pasado por alto el hecho de que aquí no estamos muy acostumbrados a ver a un vampiro egipcio hablando en argentino. Que sí, que en castellano también resultaría extraño, pero es que algunos de los vocablos y expresiones argentinas que se usan llaman bastante la atención. Al principio te parece que estás ante un error en la traducción. Luego constatas de que no hay ni traducción ni adaptación. Y al final acabas partiéndote de lo raro que suenan algunos diálogos. Por otro lado está el final abrupto con que se cierra el primer volumen ante lo cual no puedo dejar de preguntar: ¿Acaba así el tomo de la edición USA o de la francesa? ¿Cómo fue publicado originalmente? ¿Estoy viendo alguna peli en Antena 3? Chirría pero mucho. Y del precio no hablaría, pero con las preguntas previamente expuestas me parece que los 12 euros para un tomito en blanco y negro son un poco excesivos. Pero claro, estamos hablando de Norma, la editorial que puede jactarse de tener los precios más elevados de todo el panorama editorial nacional.
En definitiva, que la historia apunta maneras, tiene ideas bastante originales y un dibujo de lo más bonito. Lectura para pasar un rato más que entretenido.Habrá que esperar para ver su desarrollo en números posteriores.