viernes, abril 15, 2005

Nuevos parches para una vieja Patrulla-X



Si no has leido la etapa de Morrison y vas a leerla, yo que tu no seguiría con esta reseña, porque voy a soltar muchos spoilers. ¡Gracias!

Desde la buena etapa de Claremont en los X-Men, los títulos X de la Marvel han tenido un montón de guionistas que han trabajado como han podido y no como han querido con la franquicia. Desde que Claremont le hicieron abandonar su querida Patrulla-X porque no era un guionista "Cool" (y porque los guiones que hacía ya no eran los mismos de antes) los lectores de los mutantes han seguido comprando los comics por inercia o esperando a que se volviera a hacer algo decente con esos personajes y eso es (aun hoy) un imposible por que ya no es un título en vias de extinción como cuando lo tomó Claremont, hoy día es uno de los buques insignia de la Casa de las Ideas y por tanto tiene al famoso "departamento X" detrás que controla y vigila qué es lo que se va a hacer con estos personajes, cortándoles a los guionistas cualquier posibilidad de aportar ideas originales. Y así estuvimos muuuucho tiempo, viendo pasar guionistas estrella sin pena ni gloria por las colecciones. Pero de pronto llega Morrison y nos lo venden como el gran renovador de la franquicia, el que podrá hacer y deshacer a su gusto y que nadie le dirá nada. Como aquí ya se ha publicado el grueso de las historias de Morrison y solo queda el epílogo que es una especie de visión futurista de los X-Men, creo que ya se puede sacar una serie de conclusiones sobre esta etapa, aparte de que suelo leer los cómics por sagas y en este caso he preferido a que estuviera casi todo para leerlo y creo que es como se tiene que leer los Nuevos Xmen de Morrison, de un tirón para captar los matices que se pueden perder si se lee de mes a mes.

Morrison cuando quiere es un guionista competente y visto lo que hoy dia pulula por el mercado es una apuesta segura para cualquier editor, aparte de que sabe crear polémica en su justa medida (no como Millar) y eso siempre es incrementar las ventas.

Las primera historia me sorprendió gratamente. Era original, nueva villana, el concepto del terrorismo que hemos vivido y que vivimos hoy dia aplicado al mundo del cómic me pareció muy acertado y coherente. Tras esa saga te quedas con ganas de más porque lo que has visto te parece un soplo de aire renovador. Pero lo siguiente ya te suena a ya visto antes, el cuerpo del Profesor es poseido por otro ser, aventura espacial (que me pareció terminada con demasiada premura), triangulo amoroso (aunque en este caso se cambia a los personajes participantes en este problema sentimental), lo del virus tecnológico... esta todo bien contado, pero... es que ya lo contó Claremont antes. Tras la saga del espacio llega a mi entender el bajón que me temía, Morrison suele tener estas fluctuaciones en su trabajo, de puntos muy buenos a hacer cosas malas en un abrir y cerrar de ojos. Ese bajón es el arco argumental donde se presenta Fantomex. Es una historia desangelada, que no te llega a importar lo que pasa ahí, anodina, puede que sea importante para lo que tenía pensado para más adelante pero que no te llega ni siquiera cuando muere un personaje secundario. Es más, esto también tiene un regusto a ya visto por Claremont con la saga Proteus. A continuación entramos en el arco argumental en el que Morrison se siente mas cómodo escribiendo, la saga "Revuelta en la Escuela Xavier", donde puede jugar con todos esos estudiantes que ha ido creando para la serie y que son los que verdaderamente le interesan.

En Revuelta en la Escuela Xavier, el guionista se plantea una cuestión y es que aunque esto sea una escuela de mutantes no es muy diferente a cualquier instituto de hoy en dia en cualquier parte del mundo y empieza a plasmar los problemas que puede haber en ellos, rechazos amorosos, drogas, embarazos prematuros etc... y juega con ello saliendo airoso al final de la saga y que parece que es un prólogo para el siguiente arco argumental, "Asesinato en la Mansión", donde nos sigue mostrando las personalidades de los personajes mediante la investigación de Bishop. Me da la sensación que a partir de aqui Morrison sabía que su tiempo en la serie seria minimo y vuelve a tener un bajón con lo siguiente que escribe englobado como "Ataque a Arma Plus", que las ideas que pudiera tener Morrison son desdibujadas (y nunca mejor dicho) por un dibujante que involuciona a cada página que hace llamado Chris Bachalo que lo único que consigue con su "genial dibujo y narrativa gráfica" es liar la historia y perderte de ella, rompiendo la complicidad historia-lector. Es curioso también que vuelva a ser la parte más floja de la etapa Morrison, la aparición de nuevo de Fantomex y lo que se cuenta vuelve a ser otro giro de tuerca sobre la misma historia que Claremont contó de los posibles orígenes de Lobezno como agente del programa de Arma X.

La traca final, es la parte titulada "Planeta X" y que es a mi humilde entender, más morriña Claremoniana por parte de Morrison. Aquí el guionista empieza a cerrar cabos sueltos (aunque como buen seguidor de Claremont no los cierra todos) y algunas de las cosas que se saca de la manga (Spoiler: Que Xorn sea Magneto ¿desde cuando tiene poderes curativos Magneto?) son más que discutibles, otros como la idea del boicoteo desde dentro del instituto por parte del malo me parece que esta correcto, aunque vuelve a ser otra cosa que tenemos asumida de otras historias de la Patrulla. Y la traca final y donde Morrison deja patente que esto es un "cambialo todo para que todo sea igual" es el asunto de Fénix, eso lo vi yo en la saga de Byrne y Claremont "Fénix Oscura" y me emocionó más.


El epílogo que viene luego, "Bienvenidos al mañana" aún no lo he leido pero me da la sensación que es otro What if? o una versión Morrison de "Dias del Futuro Mañana".

Me dejo muchas cosas que comentar sobre el trabajo de Morrison pero aún me queda por comentar la labor de los dibujantes y esto se esta alargando mucho.

Quizás el punto flojo de la étapa Morrison sea el baile de dibujantes que ha tenido su trabajo. Y se ve claramente que el guionista tenia muy claras las cosas para que el que ilustrase sus libretos fuera un dibujante en concreto y ese es Frank Quitely. La simbiosis que se crea entre dibujante y guionista queda patente cuando miramos la etapa en conjunto y vemos que las partes más logradas son las dibujadas por Quitely. El dibujante trabaja muy estrechamente con el guionista y eso se muestra en su forma de narrar graficamente. Una lástima que Quitely sea tan lento y no pudiera realizar toda la etapa. Los continuos retrasos de éste hicieron que se pusieran dibujantes de relleno como el caso del pobre y maltratado Igor Kordey ¿cual sería el resultado si os dijeran teneis que hacer un cómic de 22 páginas en menos de un mes? No entiendo esas críticas tan viscerales hacia Kordey por parte del fandom viendo lo que hizo más tarde Bachalo. Kordey dentro de lo apresurado está correcto, ¿que el acabado deja que desear? Puede, pero el resultado es mejor que el de otros dentro de la serie. Junto a Kordey, aparece gente como Ethan Van Sciver que mejora número a número, el ya comentado Bachalo y Phil Jimenez que se convierte a mi forma de entender en el sustituto de Quitely que Morrison estaba buscando y que más se amolda a su forma de ver las cosas. Y aunque su estilo de dibujo sea diferente al de Quitely, creo que cumple con nota muy alta.

Resumiendo, no es el gran acontecimiento que nos quisieron vender ¿hace ya más de tres años? Es una etapa que quizás asqueados de tanto sinsentido anterior esto se recibió como agua de mayo, pero que visto en conjunto no es asi. Ojalá la media de los comics de mutantes fueran como esta etapa de Morrison, no es genial, pero al menos se puede leer sin pensar que has perdido tontamente horas de tu vida o que te has comprado un bonito cuaderno de dibujos a toda página.

¿Es Morrison el Profesor-X para Quitely?