martes, octubre 04, 2005

Comentando novedades de Recerca (1): The Ride

-The Ride: Leyendo la contraportada ya averiguamos que estamos ante un conjunto de historias que tienen en común la presencia, de una forma u otra, de un Camaro del 68. Dicho así uno no pudo más que visualizar todos esos anuncios de coches que emiten una y otra vez por la tele para acabar concluyendo... pos fale, y?
Pero venciendo esa reticencia inicial, a lo que contribuyó la chati en minifalda y pipa de la portada (conmigo eso siempre funciona), uno acaba encontrándose desde historias que recuerdan a cualquier Arma Letal que hayáis visto en el cine, hasta llegar a vislumbrar retazos de cualquier peli de John Woo.
Y no, la referencia cinéfila no es gratuíta, ni mucho menos. Parece que realmente estemos ante una peli de acción o incluso ante un thriller con elementos de serie negra. Casi diría que a veces parece buscarse esa relación por parte de los autores.
Por cierto, autores entre los que se encuentran algunos nombres conocidos, ya sean guionistas, dibujantes o ilustradores. Tenemos a Ron Marz o Chuck Dixon en la primera categoría. A Haynes, Hamner y un tal Chris Brunner que reconociendo mi ignorancia no conocía y que me ha sorprendido gratamente, en los lápices. A Adam Hughes o Dave Johnson como portadistas. Y sólo es una muestra. Mucha gente conocida para un proyecto cuyo planteamiento no deja de ser curioso y hasta original.
Y ante tal mezcolanza de gente el resultado, lógicamente, es dispar.
Si reconozco que me declaro fan de la saga Arma Letal (aunque quizás debería afrontar un visionado actual), he de admitir que la primera historia acabó pareciéndome de lo más normalita e incluso con algunas cosillas que me hacían arquear una ceja a la hora de contemplar el guión, al tiempo que los dibujos eran capaz tanto de dejarme con la boca abierta (una de las mejores splash page que he visto en mi vida) como de obligarme, en alguna ocasión, a repasar las viñetas a fin de hacerme una idea de lo que estaba pasando, si bien debo reconocer que narrativamente hablando generalmente cumple más o menos decentemente.
La segunda historia nos presenta una historia interesante, negra, que desafortunadamente no es acompañada todo lo que sería de desear al dibujo, donde las composiciones de página ligeramente me recordaron al hacer de Risso en 100 balas.
La tercera y cuarta historia casi merecen el calificativo de anécdotas ilustradas, especialmente la primera. La segunda merece algo más de atención, en tanto que cuenta algo más y consigue un resultado final un tanto más satisfactorio.
La última historia vuelve a resultar meramente anecdótica, pero es ilustrada soberbiamente y narrada muy eficazmente, al tiempo que cuenta con una curiosidad, el empleo casi exclusivo de caracteres chinos en los bocadillos, que se acaba complementando con una transcripción incluída a modo de anexo.
Lo dicho, irregular, pero también debe reconocérsele el mérito de ser un cómic entretenido.
Además, la edición de Recerca está bastante cuidada, y en ella podemos encontrar la clase de cosas que siempre uno agradece, rollo una introducción firmada por Howard Chayquin, diseños de personajes, ilustraciones varias, comentarios por parte de los creadores...
Echadle al menos un vistazo, y luego ya diréis.