sábado, abril 08, 2006

Impresiones de V

Como la cosa está dando que hablar, cojo mis aportaciones a los comentarios al post de Julián Clemente en Bajo la máscara y las convierto en post. Aviso que hay spoilers a saco, no sé si muchos o pocos porque escribo esto rápido, pero bueno, ahí va.
Para empezar, quede claro que V de Vendetta es mi cómic favorito, muy por encima de Watchmen (que está muy bien, cierto, muy muy bien, pero no es pa tanto… demasiado milimétrico para mi gusto). Supongo que ciertas ideas políticas que deberían haberse apaciguado con la edad tienen que ver en ello, pero es que ni siquiera sé describir exactamente porqué… pero en fin, vayamos a la adaptación.
Y a mí la adaptación me ha gustado.
Así de alto y claro lo digo. Que sí, que me han cambiado muchas cosas (mi escena favorita, por ejemplo, la de la estatua de la Justicia del Old Bailey, aunque hay un pequeño homenaje a ella en unas palabras de V)... pero con todo el respeto me parece bastante infantil rasgarse las vestiduras por ello. Y bueno, es cierto que a Moore no le ha hecho mucha gracia, pero su cabreo no es tanto por lo que han hecho con la peli como por la existencia de la película en sí. No le gusta que se hagan películas de sus cómics porque él escribió cómics y no películas, lo ha dicho mil veces. Punto.
Se dejan muchísimas subtramas: Almond, Helen Heyer, lo del Destino, pero lo que imposibilita esas subtramas es la duración de la película. Para mí, lo verdaderamente importante es V y Evey, y me alegro de que no hayan sacrificado nada de ello para mostrarnos a V cantando This Vicious Cabaret, o la caída en desgracia de la mujer de un funcionario asesinado que no era feliz ni cuando su marido estaba vivo. Eso está muy bien para una novela gráfica, o para una novela a secas, pero ni siquiera sé si hubiera sido posible en una serie de televisión, porque habría que desarrollar mucho a la mayoría de los personajes secundarios. Y entonces también nos quejaríamos. Que sí, coño, que hay cosas que chirrían, y mucho (como la historia de amor de turno y quizás el "tipo de fascismo", por así decirlo), pero es que los aficionados al cómic somos insoportables en ese aspecto. Si yo soy director de cine, no me acerco a cincuenta metros de un cómic, que por bien que lo hagas siempre te tacharán de hereje. Y sí, se ha pasado totalmente del tema anarquía y muchos otros detalles para dulcificar un poco la película que, os lo aseguro, para alguien que no ha leído el libro es bastante heavy.
Por otro lado, una cosa que me dijo un amigo que vio la película conmigo es que no le gustó que Evey no se quedara con V todo el rato como en la novela y que al final no se pusiera la ropa de V, sino que hace su vida tras su “renacimiento”. Pues yo creo que una Evey más mayor que la del cómic como es Natalie Portman haría exactamente lo que hizo ella: Se iría a disfrutar de su vida nueva. Y en cuanto a lo del traje de V... pues a ver: Evey hace su vida, al contrario que en el cómic, así que no es tan raro que no siga sus pasos. Eso sí, tanto en el cómic como en la película, V lo deja todo en manos de los que vienen tras él (en un caso por lo de la segunda fase de la anarquía y en el otro no, cierto, pero vaya...). Como el Operativo de Serenity, V es consciente de que es un monstruo y que no merece vivir en el mundo mejor que lucha por construir (inevitable referencia de Rafa a Whedon, dirán unos. Inevitable comparación que vino a mi mente viendo la película, digo yo).
Respecto al tema del terrorismo que tanto está dando que hablar alrededor de la película, que quede claro que yo no creo que V sea un terrorista. Creo que es un terrorista para ese régimen, que no es lo mismo. Cualquier revolucionario lo es, no queramos delimitar esa palabra porque depende del punto de vista de quien lo diga y, sobre todo, del contexto en que se dice. ¿Acaso es lo mismo para vosotros que alguien luche a mano armada contra el gobierno de una dictadura que contra el gobierno de una democracia? Oh, sí, si nos ponemos puristas todos llegamos a la conclusión de que matar es malo, que una vida es una vida, etc... ahora bien, imagináos que os empiezan a recortar -más- vuestros derechos y libertades, y empiezan a imponernos el orden a base de miedo, represión y "soluciones definitivas" en plan nazi, veremos qué os parece entonces. No es rebeldía adolescente, que uno es ya bastante mayorcito, es justicia.