sábado, agosto 27, 2005

Aislado. The Rock. Poniéndome al día de cómics.

Well, el que avisa no es traidor. A continuación, el hastío de verme aislado en un islote del mediterráneo me obliga a registrar en este vuestro blog, sin orden alguno, mis impresiones relativas a algunas colecciones usa que hacía entre uno y dos años que no leía. Ya, lo sé, comprarse una colección sin saber si te gustará o no es realmente estúpido, pero ya me conocéis!
Así que para todos aquellos que no quieran perder el tiempo leyendo más, debéis saber que hablaré, y de aquella manera, para nada intentaré reseñar, hablaré decía sobre las siguientes series: Gotham Central, Hellblazer y Planetary.
Yaxtá. Si no os interesan estas colecciones, dejar este post y pasad a otra cosa más provechosa.
De Gotham Central no puedo más que felicitar a Norma. Dejó de publicar la serie en un momento idóneo para no defraudar a los fans de la serie. A aquella fantástica historia del francotirador siguieron algunós números autoconclusivos, creo que la mayor parte de ellos guionizados por el sr. Rucka, que no aportaban prácticamente nada al conjunto de la serie que, después de leerme el último publicado en yankilandia creo poder afirmar que es algo así como una soap opera (culebrón) que incluye a diversos polis de varios cuerpos policiales de Gotham mezclado con su labor profesional del día a día, hecho que necesariamente implica al universo superheroico ligado a esa ciudad que es presentado de tal forma que casi podemos creernos lo que nos presenta su equipo creativo como algo que podría pasar perfectamente, salvando lógicamente las distancias con nuestra realidad (después de todo estamos leyendo un cómic con héroes y villanos de por medio). Como decía, Rucka nos regaló algunas historias intrascendentes, de lo más normalitas que podríamos leer, lo cual descendió el listón que se había puesto en la serie.
Afortunadamente, tras aquellas historias que calificaría claramente de aburridas y desconectadas de todo, Brubaker nos ofrecía una saga que buceaba en el pasado de la ciudad y en un caso irresuelto que había estado en manos de uno de los polis más famosos de Gotham, Bullock. Y ver al tío actuando al margen de la ley, anclado en muchos de los defectos que se le pueden achacar a un poli; a nuestros protas completamente perdidos ante la naturaleza del caso; una resolución sorprendente y casi diría que divertida si no tuviéramos en el otro plato de la balanza un asesinato múltiple. En fin, la saga te reconciliaba con la serie.
Y la cosa no se queda ahí, ni mucho menos. Rucka vuelve ofreciéndonos números autonclusivos y un par de sagas interesantes, que se dejan leer bastante bien y consiguen no sólo seguir a la perfección con el espíritu de la serie sino que hasta nos llega a emocionar. Brubaker, por su parte, sólo baja su nivel en una historia de dos partes con Catwoman y una poli que esconde un secreto que se veía venir desde la saga con Montoya y Two-Faces, ambas de protas indiscutibles.
Y actualmente contamos con una saga sumamente interesante, cautivadora diría yo, cuyo punto inicial lo pone el hallazgo, en un callejón, del cuerpo sin vida de... ¿Robin? ¿Es realmente Robin? ¿Existen varios Robin? ¿Qué pinta Bats en todo esto? En fin, una de las mejores sagas vistas en la serie y guionizada a partes iguales por ambos autores.
En el plano gráfico Lark se fue, en efecto. Pero su entintador, Gaudiano, se quedó, supliendo el estilo del primero más o menos como podía, con resultados dispares. Pero afortunadamente, fue Kano quien acabó consiguiendo no sólo entrar en la serie sino pasar de entintador a dibujante regular de la serie, volviendo Gaudiano a su trabajo inicial. ¿El resultado? Bastante bueno desde mi punto de vista, con algo del estilo de Lark pero poco a poco asentando un estilo propio, muy alejado del que nos tenía acostumbrados en sus otros trabajos, que casa a la perfección con la serie.
Joder, ¡para cuándo el próximo número! Esto es un sin-vivir! Necesito Gotham Centraaaaal!
Sobre Hellblazer , el amigo Carey llega al número 200 de la serie y no se le ocurre otra cosa que poner a nuestro John en una de esas situaciones límite pero que ya habíamos visto con anterioridad de la mano de Ennis: spoiler Elementos infernales van a por John pero atacando uno de sus puntos débiles: sus amigos y su familia fin de spoiler Ahora bien, Carey va un paso más adelante del que en su momento realizó Ennis, y no sólo alude a personajes que creara en su etapa, sino que va a las raíces de la serie, rescatando situaciones, personajes y antagonistas de la etapa inicial del personaje, la de Delano. Y que conste que no voy a entrar en detalles, pero el tío toca aspectos definidores del personaje. ¿Hasta dónde llegará? Es lo que me gustaría saber. ¿Será valiente o se limitará a no salirse de lo aceptado como dogma de fe en la serie? De todas formas, haga lo que haga, debe reconocérsele el haber incluído en sus tramas recursos que después de 200 números a ningún guionista se le habían ocurrido. Eso y haberle dado a la serie un cierto tono a lo Lucifer (su otra serie regular para Vértigo) por momentos. Desafortunadamente, por otro lado Carey ha repetido patrones argumentales que ya estamos más que cansados de ver, una y otra vez. ¿Otra especie de debacle apocalíptico? Buuuh, fueraaaa! Y no, no es un spoiler: si habéis leído lo último de la serie publicado por Planeta este hecho ya está presente. ¿Cómo valorar la etapa? Buah, nidea, esperad unos meses a que acabe y os diré cosas, va? De momento, entretenida. Más o menos.
Y de Planetary... Me he leído hasta el 23 usa y puedo decir que... de repente, una de las series que más me habían ilusionado últimamente me empieza a parecer una toma de pelo. De repente todo parece empezar a casar, como las piezas de un gigantesco puzzle. Lo malo es que la conexión entre las distintas partes me está pareciendo forzada y a veces cogida por los pelos. Para nah diría que es una obra cohesionada y sólida. Entre eso y que en la mayoría de los números no pasa nada. ¿Os habéis leído el número de la ciudad en la selva? 24 páginas para que en la última te digan el único detalle significativo de provecho, que Jakita es hija de quién es. ¡Como si eso fuera, además, importante! ¿Y el número de los pioneros espaciales? ¿Aporta algo a la serie como tal? Ah, sí, al final pillan a uno de los Cuatro. Vale, se me había pasado por alto ese detalle. Creo que Ellis se va demasiado por las ramas. Vale, sí, a veces nos ofrece historias interesantes de esa forma, pero muchas otras tan sólo sugiere y poco más: buenas ideas, que no originales, pero presentadas de forma atractiva y que te dejan con ganas de más. ¿Pero qué esperábais? ¡Si éstas apenas rozan la naturaleza de la trama principal! ¡Para qué desarrollarlas! ¡No es procedente!
Uf, no sé. Es como una sensación de amor-odio a partes iguales. Lo peor de todo es que seguiré pidiéndola al Previews. Si es que soy gilipollas, confirmado.