sábado, enero 15, 2005

Miserere: espada y brujería cañí con olor a azufre

Emprender una reseña de Miserere significa para mí, en este justo momento,vencer la frustación resultante de finalizar ayer otra reseña del mismo tebeo, a las 3:00 am, y descubrir muy a pesar mía que la opción de salvar el texto no es, ni mucho menos,despreciable. Reconozco mi torpeza delante de uno de estas máquinas y me desahogo a voz en grito (por favor, un travelling para hacerlo más gráfico) proclamando mi humanidad.
Sigh.
Empecemos esto con unos cuantos datos técnicos:
Miserere, cómic de fantasía heroica escrito por Juan Torres y dibujado por Antonio Vázquez, originalmente publicado como miniserie en USA por la editorial Dark Planet Productions y ahora sacado al mercado por Recerca en dos prestigios/tomitos. Disponible ya el primero, con 48 pp. a color por 5.95 euros.
Miserere nos traslada a la Castilla del siglo XIV, en plena época bajomedieval, definida por el conflicto civil entre el rey Pedro I el Cruel y su hermanastro Enrique Trastámara, sangriento epílogo de la finalizada Guerra de los Cien Años que había asolado Europa sobrepasando todo tipo de fronteras nacionales. En medio de este marco asistimos a las intrigas tramadas por el rey castellano, asesorado por un consejero versado en las artes arcanas, a fin de defender su posición en la guerra; y dentro de este juego de poder contamos con la intrusión de Vázquez, auténtico protagonista del cómic, un cazador de monstruos poco convencional (¡como si un tipo con semejante dedicación pudiera pasar como "normal"!) que se ve atrapado en la contienda tras acoger a un joven prisionero, apenas un niño,huído de las mazmorras del rey castellano, y cuya vida bien pudiera decidir el resultado final de una contienda que parece trascender los asuntos mundanos de los hombres llegando a enmarcarse en la sempiterna lucha entre el Bien y el Mal.
Tras leer Miserere la impresión general obtenida es la de encontrarme delante de una historia sencilla pero contada con efectividad, en tanto que mantiene el interés del lector desde el principio hasta el final. Si a ésto le añadimos una ambientación que combina la espada y brujería clásica con lo que podríamos llamar la "piel de toro" castellana (ahí va mi guiño particular a aquellos roleros que jugaron en alguna ocasión al Aquelarre de Ricard Ibáñez, ya clásico juego cuya ambientación queda reflejada casi a la perfección en este Miserere) no podemos sino reconocer lo atractivo de la propuesta. Si además nos fijamos un poco en los diálogos nos sorprenderá el uso de un lenguaje con reminiscencias del castellano antiguo lo que, combinándolo con las sentencias que Vázquez va soltando, no deja de ser cuanto menos divertido. Por otro lado, es precisamente este personaje, el cazador de demonios y demás vil ralea, uno de los puntales del tebeo en tanto que nos seduce con su misterioso pasado.
Respecto a la parte negativa, mencionar que aunque su dibujante, Antonio Vázquez (mira por donde, ¿casualidad?) pueda ofrecernos bonitos pin-ups, no parece igual de hábil a la hora de plasmar escenas de acción, en las que en ocasiones queda patente una cierta confusión en parte debida a lo que es una constante a lo largo de todo el tebeo, esto es unas tintas utilizadas con profusión, aspecto este que sin embargo respalda el tono sombrío que parece que los autores han pretendido darle al cómic.
Por otro lado, criticar un aspecto del que sólo la editorial es responsable: el formato elegido para publicar esta obra, en dos prestigios/tomitos,que obliga a fraccionar la trama y dejarla colgada en uno de esos momentos en que por nada del mundo nos levantaríamos del sofá si estuviéramos viendo una peli. Decisión discutible a mi juicio, el de mero lector.
Por lo demás y a modo de conclusión, finalizar expresando mi opinión de que estamos ante un planteamiento clásico de fantasía en su versión de espada y brujería solo que adaptándolo a nuestro marco histórico, a nuestra "piel de toro", lo que encierra en sí mismo cierto encanto. Si como es el caso la historia, aunque sencilla, es llevada con acierto,consiguiendo entretener e incluso divertir..a mí al menos ya me vale.

Para aquellos que quieran saber algo más de Miserere
o de sus autores podéis pasaros por su weblog: