lunes, enero 24, 2005

Lucifer: La Divina Comedia

De Mike Carey sólo puedo afirmar una cosa,y es que su Lucifer es lo mejorcito que podemos leer que lleve su nombre (aunque estoy por matizar lo que me acabo de dar cuenta es una sentencia de autoridad: aquí vendría a incluir alguna historia que nos ha dejado en Hellblazer -nos encontramos ante su guionista actual-,etapa que todo sea de paso debemos reconocer como irregular y,a ratos,falta de originalidad,objetivo este difícil de conseguir teniendo en cuenta que el amigo John Constantine lleva más de 200 números USA a sus espaldas,lo cual se dice pronto).
Pero centrémosnos en este tomo que ahora nos publica Norma,y que desafortunadamente parece que dejará inconclusa la saga reunida en el tomo original USA, hecho este muy a tener en cuenta por el que lea estas líneas. Originalmente me leí precisamente la edición americana,y de su lectura íntegra siguen estas líneas. Equivocada elección desde mi punto de vista como lector pero bué,son cosas que pasan cuando la prudencia y el beneficio económico es lo que cuenta (como no podría ser de otra forma a ojos de la editorial).
Este tomo (reitero,el USA,cuya mitad es publicada ahora por Norma) constituye,a mi juicio,una de las mejores sagas del personaje.Continuando la acción donde fue dejada tras Un escarceo con los condenados,Carey reúne en su paraíso y purgatorio particulares a personajes secundarios que ya habíamos visto desfilar por las páginas de la serie en sus inicios, algunos de lo más atractivo,otros marginales asícomo antagonistas que ya habían caído en el olvido (y más habida cuenta del tiempo que Norma ha dejado colgado al lector español:cosas de los habituales estudios de mercado,tengámoslo en cuenta).Hasta el propio Lucifer,últimamente poco dado a mancharse excesivamente las manos en su propia serie,pasa a un ¿primer plano?: difícil afirmación teniendo en cuenta que el carácter coral de la serie se acentúa en esta saga, y es que no dejan de sucederse las acciones paralelas,a muy buen ritmo por cierto,protagonizadas por personajes diferentes pero que acaban concluyendo de forma más que acertada en un final coherente y,preparáos,con cierto tono épico.
Pero es que no sólo con esto se contenta Carey,sino que aprovecha para dar algo de coherencia a su universo personal,retomando hechos que bien podían haber quedado descolgados en su momento o no parecía que revestieran importancia alguna,para pasar ahora a primera fila,giro cuanto menos sorpresivo y que,llegados a su conclusión nos deja con ganas de más.
Si a éso le añadimos la introducción de nuevos personajes,a los que sabe dotar del carisma necesario para que el lector se ría con ellos y hasta que les coja cariño,y al mismo tiempo ahonde en la caracterización de los personajes habituales,el resultado promete.
Y es que la verdad,después de leerlo,de repente me dí cuenta de que esta historia había hecho surgir en mí ciertas espectativas respecto una serie que,si bien es que me había ido gustando hasta el momento,no parecía saber muy bien hacia dónde se dirigía.De repente parece que las cosas cogen forma,lo que añadido a la voluntad de su autor por que la seie sea finita,me hace abrigar ciertas esperanzas. Y es que tras leer esta divina comedia (dejemos las mayúsculas para la de Dante Alighieri) he acabado más que satisfecho por leerme un cómic de aventuras (sí,vale, pasado por el tamiz Vértigo,pero aventuras al fin y al cabo) que más de uno querría firmar.Y lo que es más..me pregunto qué demonios pasará a continuación (¿os pasa esto muy a menudo?).