domingo, marzo 01, 2009

Primeras Impresiones: Batman de Grant Morrison

Le tenía bastante miedo al Batman de Morrison. Como escribí aquí, su trabajo en los últimos años me ha decepcionado bastante. Pero leída de un tirón, que es como mejor se disfruta, su etapa para la serie del Hombre Murciélago me ha dejado con buen sabor de boca. Es una lectura compleja, que requiere de segundas lecturas, así que después de una lectura rápida y superficial, tan sólo unos apuntes rápidos:

-El primer arco argumental es aceptable, no hay nada que indique que lo esté escribiendo Morrison (aparte de su nombre en los créditos), con la posible excepción del juego narrativo-gráfico con los cuadros de pop-art que ejecuta en el enfrentamiento de Batman con los Man-Bat en la galería de arte. El dibujo de Kubert es espectacular y, como siempre, normalmente arrítmico y, a veces, confuso, por no hablar de cuando dibuja a chavales con cara de adulto, o a Bruce Wayne como si tuviera 60 años.
-Poco a poco la cosa va entrando en calor, con la saga de los policía-Batman y el número 666 de la serie americana. Tony Daniel es un artista mediocre, que a veces se muestra influido por Jim Lee, a veces no y a veces le plagia splash-pages directamente.
-Ah, me salté el número que no es un cómic, el del relato en prosa con atroces ilustraciones (o algo parecido) de John Van Fleet, o sea que no tengo nada que aportar al respecto.
-El apartado gráfico mejora en la saga dibujada por J.H.Williams III, lo que no extrañará a cualquiera que conozca el trabajo de este magnífico ilustrador y dibujante, lo que no salva, en ocasiones, a sus originales puestas en escena y diagramaciones de página de ser algo difíciles de leer. La saga en sí está bien, introduciendo personajes vitales en el desarrollo de futuros (y pasados) acontecimientos, pero la introducción de héroes olvidados y toda la pesca, tan cara a Morrison, ya hace tiempo que dejó de sorprenderme y lo acepto como uno de sus tics, pero me cansa bastante.
-Los números integrados en el cross-over de la Resurrección de Ra’s al Ghul, no tienen ninguna traza de la maestría del guionista y no se distinguen de un guión malo de Chuck Dixon perpetrado en cinco minutos (añado lo de malo, porque estoy seguro de que Dixon ha escrito guiones buenos en cinco minutos o menos). Serían perfectamente obviables de no ser porque incluyen sucesos que serán clave más adelante.

-El resto, concluyendo con la saga Batman R.I.P., añade los elementos restantes y recoge todos los ya presentados para enlazarlos de forma coherente, como suele hacer siempre Morrison, y los lleva a su lógica conclusión. Aún así, quedan cabos sueltos, hay cosas que quedan demasiado ambiguas para ser consideradas una conclusión satisfactoria y la propia concepción de la etapa tiene un alto componente metafórico y un enfoque estilo puzzle acerca de lo que realmente sucede como para que todo se pueda interpretar de forma literal, pero la experiencia es lo suficientemente entretenida como para prepararse para un relectura en el futuro. Además, para el que no lo supiera, se nos aclara que Tony Daniel es malo, pero no tanto como Ryan Benjamin.
-En resumen: esperando una serie de aventuras estúpidas de Batman luchando contra Man-Bat ninja (como me habían hecho esperar algunos comentarios), me he encontrado con un tebeo entretenido, bien pensado y que hace que tus neuronas se entretengan siguiéndole el juego a Morrison hasta el último número. Ahora me toca enfrentarme con su Final Crisis. Veremos.

6 comentarios:

Felipe dijo...

Leí el primer arco argumental y me pareció muy normalito. El ejercicio de retrocontinuidad es bastante arriesgado y la actitud de Batman bastante ambigua con el nuevo miembro de su grupo.

La verdad sobre Morrison es la de un autor normamelmente brillante cuando realiza obras propias o que no tiene interferencias editoriales debido a las bajas ventas y un poco dispersa cuando trata sobre colecciones superheroicas (exceptuando JLA).

A ver cuando sale tú proximo post, Jaume :) Está muy bien leerlos

Jaume dijo...

La cosa va ganando enteros a medida que su etapa avanza (con la salvedad del cross-over).
El ejercicio de retrocontinuidad... o sea el hijo de Batman (tampoco creo que le chafe nada a nadie, la primera saga se llama Batman e Hijo), no creo que sea tal, o sea, en Batman el Hijo del Demonio Bruce y Talia tienen relaciones sexuales y se da a entender que tienen un niño, ¿no? Que lo hayan ignorado hasta ahora porque no consideraran oportuno explorar un Batman papá o porque se olvidarán de la idea no tiene nada que ver con un implante de retrocontinuidad. ¿O te referías a otra cosa? :)
De todos modos, tampoco es que Morrison le dedique mucha atención al argumento hijo/Talia. Desaparecen en el primer arco argumental, aparecen en el cross-over y regresan brevemente para el final de Batman R.I.P., pero la cosa queda bastante en el aire.

T´challa dijo...

Nooooooo!!!! como podeis decir que es medianamente bueno el Batman de Morrison!, me lei los 4 primeros numeros y dije como los del chapapote, nunca mais
Grant Morrison, ya tuve suficiente con sus New xmen....ese Magneto yonki....impagable.

Jaume dijo...

Los cuatro primeros tampoco eran tan malos. Normalitos. Pero al Morrison hay que leérselo entero para juzgarlo. Menos en New X-Men que es para matarlo ;)

Millarfan dijo...

A mi me gustó sus NXM.

Esto, hasta donde he leído, exceptuando la saga de JHW III, me ha parecido un intento en competir con el ALL STAR BATMAN de Miller? y Lee.

Pero me lo acabaré y a ver qué tal.

Jaume dijo...

No he leído el ASBAR.
Sus NXM empezaron bien, pero las últimas sagas parecen un homenaje a lo peor de Marvel (Magneto en NY, la saga del futuro...) de los 90.