miércoles, agosto 08, 2007

ARTÍCULO: AGENTS OF ATLAS DE JEFF PARKER (5ª PARTE)

AGENTS OF ATLAS: EL CÓMIC



La miniserie duró seis números con la estructura articulada de una manera sólida y compacta con un ritmo narrativo muy bueno. El origen de los personajes y la explicación de su vida después de la disolución del grupo era relatada a base de splash-page que no eran gratuitos porque explicaban la historia de los personajes de una manera natural, sin entorpecer el desarrollo y reforzando la historia.



Otro de los elementos especiales del cómic eran los complementos al final de cada uno que no deben dejar de leerse porque ofrecen información de la serie y la historia: una carta del misterioso Mr.Lao, una investigación sobre Venus, conversaciones de SHIELD, una discusión radiofónica, una investigación sobre Atlas...


La historia de AOA se centra en una diversidad de temas: el retorno de personajes Marvel de la época de Atlas cuando existía una diversidad de géneros antes que los superhéroes tuviesen el predominio en Marvel a partir de los 60, el retorno de estos personajes al universo actual y sus reacciones. Pero sobretodo es la fuerza de la amistad y la lealtad que los hará regresar después de muchos años y reunirse como si el tiempo no hubiese pasado y tambíen la importancia de las segundas oportunidades y recordar el mejor momento de sus vidas. En el caso de Jimmy Woo que ha sufrido un destino trágico tras enfrentarse a la Fundación Atlas y yace moribundo y asístido por una máquina que lo mantiene con vida que es un reflejo en la vida real de Jeff Parker cuyo padre estaba en la misma situación y le sirve para poder exteriorizar sus sentimientos y donde su padre falleció, Jimmy Woo vivirá y tendrá la oportunidad de toda una vida por delante.




La serie pese a salir durante la Civil War tiene una relación mínima,casi inexistente: la muerte de Namorita y el efecto en Namora y SHIELD que al estar ocupado con el Acta de Registro no puede perseguir al grupo de Woo.


Otro de los aspectos reseñables es contar el origen del grupo, que venía del What If?, modernizado y reformado por Parker en sólo seis páginas en forma de flashback introducido en el cómic de una forma soberbia consiguiedo en poco tiempo poner al día a los lectores sin necesidad de consultar aquel What If al que la remodelación de Parker supera con creces.




La historia trata sobretodo descubrir el misterio de la Fundación Atlas y Mr. Lao así como el retorno de un viejo enemigo y el reencuentro con antiguos amigos cada una con su propio pasado que contar. La inclusión del agente de SHIELD Khanata que investiga al grupo y después se une aporta el punto de observador más o menos imparcial que los estudia y poco a poco al conocerlos mejor les aprecia.

La acción no se centra en un único lugar sino que trasncurre por todo el planeta: desierto de Mojave, San Francisco, África, el círculo ártico... siendo unos escenarios que contienen historia y hacen evolucionar la trama. No faltan momentos de humor que son sobretodo protagonizados por Ken el gorila pero tampoco los momentos de acción, aventura, conversación, tranquilidad...todo en un perfecto equilibrio que poco a poco van llevando al último número.

El final de la miniserie es sorprendente porque consigue que alguién que lleva mucha tiempo leyendo cómics no se lo espere y además las pistas estaban esparcidas en el cómic y consigue una conclusión satisfactoria cerrando todos los cabos y las tramas. Las posibilidades que ofrece el final son tales y la nueva situación en la que se encuentra el grupo hace que uno tenga ganas de más y esperando una continuación de la serie.

No se puede olvidar el excelente dibujo de Leonard Kirk que consigue así uno de los mejores trabajos de su carrerra llegando a una belleja sin igual con una consistencia sin igual capaz de dibujar cualquier cosa, sin exagerar, desde paisajes, vehículos, personajes... y lo más importante entregando mes a mes.

Jeff Parker ha conseguido con Agents of Atlas la recuperación de antiguos personajes Marvel demostrando que puede existir la diversidad y que no hay necesidad de seguir los esquemas fijos y que la innovación es posible.