lunes, octubre 23, 2006

Barsowia en llamas


Barsowia en llamas (AAVV, Dolmen): Hace unos meses conocí Barsowia. Me refiero al fanzine, no a la ciudad. Llegué a él por David Rubín y su Circo del Desaliento, un autor que me resultaba desconocido y cuya obra me dejó muy buen sabor de boca (podéis encontrar una reseña aquí). Como comprenderéis, cuando me enteré que publicaba en un fanzine gallego llamado Barsowia no pude resistirme. La curiosidad, ya sabéis. Y para mi sorpresa, verdaderamente agradable por cierto, aquel fanzine vino a descubrirme a unos cuantos autores francamente interesantes.
Y claro, cuando quise darme cuenta ya no pude dar marcha atrás.
Por mucho que fuera lo primero en gallego que leía en mi vida.
Todo este preámbulo para presentar ahora esta recopilación integrada no sólo por material extraído del fanzine gallego que publica Polaqia, sino que también podremos encontrar material inédito e incluso nuevas versiones de historias previamente publicadas en otros medios y realizadas ex profeso para este Barsowia en llamas, que nos trae la editorial mallorquina Dolmen.
La antología cuenta con una serie de apartados temáticos que sirven para clasificar el buen número de historias cortas reunidas en el presente volumen. Así, el amor, la muerte, la soledad, este mundo que nos ha tocado en suerte vivir, nuestro reverso oscuro o ese frikismo con el que hemos aprendido a convivir como lectores de cómics son temas que podremos encontrar en las páginas de esta obra, un recorrido presentado a modo de trayecto en tren por diversas ilustraciones de David Rubín que viene a completar la sensación de coherencia que debió estar desde el principio en la base de la concepción de dicha antología y que le confiere un valor añadido e independiente respecto al que puedan ofrecer las historias en sí mismas.
Como toda antología, la irregularidad es la norma en este último punto. Y es que podréis encontrar de todo un poco. Historias poco afortunadas, al menos en lo que a mí respecta, junto a otras excelentes, aún más si cabe si consideramos la complejidad que supone el contar algo en tan poco espacio, todo un desafío para cualquier autor y en cualquier medio. Y es que hasta una anécdota puede marcar a quien esté leyendo. De muchas maneras, por supuesto. Y en este aspecto diría que, en líneas generales, este Barsowia en llamas lo consigue sobradamente.
Y aquí cabría apuntar otro aspecto que resaltar en esta antología, léase su variedad. Variedad en cuanto a autores participantes, ya que aunque los gallegos tienen un peso especial, como no podría ser de otra forma dada la naturaleza del fanzine, también encontramos gente proveniente de otros muchos lugares, extranjeros incluidos. Así, cabe citar a: Álvaro López, Bernal, Bouss, Brais Rodríguez, Carlos Arrojo, David Rubín, Diego Blanco, Hugo Covelo, Iván Suárez, Jorge Taboada, Jose Domínguez, Ken Niimura, Kike Benlloch, Kohell, Louis Bertrand Devaud, Luís Sendón, María López, Michael Bonfiglio, Paulo Monteiro, Raquel Méndez, Roque Romero, Sergio Covelo, Susa Monteiro. De ello se deriva una necesaria pluralidad de estilos y de lenguajes que confiere una gran riqueza a la obra. De la variedad temática ya he hablado antes. Y finalmente, la impresión que nos reportará la lectura de cada una de las historias es, a la fuerza, diversa. Si el autor lo consigue, nos hará reflexionar sobre algunas cosas, o entristecernos, o cabrearnos; esbozar una sonrisa irónica o reir a mandíbula batiente; extrañarnos por el surrealismo de lo contado, o reconocernos en la realidadnuestra cotidianeidad. Y así podría estar mucho tiempo contándoos. Pero lo que sí que querría resaltar es la evidente voluntad que subyace en un gran número de historias por jugar con las posibilidades que ofrece este medio, el cómic.
Pero no sólo eso. Y es que no podría pasar sin mencionar otro elemento común que se advierte detrás de esta obra, y que apunta a ese entramado de ilusión y amor hacia el cómic que reside en la editorial gallega Polaqia que es quien está detrás del fanzine Barsowia. Características con las que cuentan y que les llevan a seguir ahí, venciendo los obstáculos a los que continuamente deben enfrentarse en esto de publicar cómic en este país. Un esfuerzo que, cinco años después de su nacimiento, ha desenbocado en el reconocimiento por parte del Saló de BCN de este año, que ha premiado precisamente su fanzine, Barsowia, como mejor fanzine del 2005. Cinco años, se dice pronto.
Ya para finalizar y en base a todo lo que os he ido contando sobre este Barsowia en llamas, una antología realmente interesante y recomendable para cualquier lector inquieto que busque algo diferente a lo habitual.
-Polaqia (información sobre las publicaciones de esta editorial)
-Mejor fanzine del 2005 (extraído de Xastriño Comics; fuente más adecuada no se me ocurre)