lunes, marzo 26, 2007

THE BRAVE AND THE BOLD 1 ó ¿Porqué todos los comics de DC no pueden ser así?




Este fin de semana me di el gustazo de leer con detenimiento y atención el primer número de la (por lo menos para mi) esperadísima nueva serie de dos grandes del mainstream como son Mark Waid y George Pérez: The Brave and The Bold 1.

La lectura, me produjo sentimientos encontrados. Por un lado, disfruté como hacía meses tiempo no lo hacía con un cómic de superhéroes como debe ser (en mi humilde opinión), esto es, divertido, con valores, y bien dibujado. Por otro lado me produjo cierta (digamos) inquietud o tristeza, porque la gran mayoría de comics de DC no son así. Me pregunté si Dan Didio lo habría leído y me planteé la posibilidad de comprar otra copia en ebay y enviárselo a sus oficinas en DC con una nota diciendo: “Si consigues que todas las series se parezcan a ésta, no necesitarás más crisis, ni matar un personaje a la semana para aumentar las ventas de tebeos.”

Este número tiene como protagonistas a Hal Jordan y a Batman. Trata de un "misterio ene el espacio". Un cadáver aparece flotando en el espacio exterior, es encontrado por Hal Jordan durante una patrulla rutinaria y éste contacta con Batman, el mejor detective del UDC. A partir de ahí empieza la investigación a dúo por descubrir al asesino. Y con un planteamiento tan sencillo despega una de las series a tener más en cuenta en 2007.

Lo que más me impactado es el planteamiento tan clásico que Waid y Pérez han hecho de la historia y los personajes. Los diálogos son inteligentes y divertidos cuando han de serlo y dramáticos cuando corresponde. Pérez (qué decir) dibuja en estado de gracia, como siempre. Mira hasta el ultimísimo detalle, no en vano su tiempo se ha tomado.

El cómic es intemporal, podrían haberlo realizado hace diez o veinte años y no lo notaríamos. Seguiría sin perder su frescura y fuerza. No recuerdo que Perez y Waid hayan trabajado antes juntos (por favor, si es así refrescadme la memoria), y no se han dejado llevar por esta oleada de violencia gratuita y negatividad que impregna el UDC en la actualidad. Me han devuelto ese "sense of wonder" que echaba de menos desde la JLA de Morrison o los Vengadores de Busiek y Perez. Estoy convencido de que estos doce números de andadura, dejarán un sello importante en la editorial de los iconos en los próximos años.


Didio, toma nota.