viernes, febrero 09, 2007

EL MEJOR SPIDER-MAN QUE SE HACE ACTUALMENTE: FRIENDLY NEIGHBORHOOD SPIDER-MAN


Este post está dirigido a todos aquellos que tras la historia “El Otro” estáis pensando en dejar la colección de Spiderman. No lo hagáis. Porque hay un señor que se llama Peter David, que se denomina a sí mismo “escritor de cosas” y está al mando de la mejor serie de Spiderman de la actualidad.

Hace casi dos años Marvel anunció bombo y platino la creación de una nueva serie del lanzarredes, titulada “Friendly Neighborhood Spider-Man de la mano del equipo creativo (por aquel entonces) de los 4 F, Mark Waid y Mike Wieringo, una vez finalizasen su etapa en la Primera Familia de Marvel. Debido unos problemas con el (entonces) presidente de Marvel Bill Jemas, Waid acabó firmando una exclusiva con DC y Marvel tuvo que buscarse un sustituto para escribir la serie. La tarea recayó en Peter David. Entonces Marvel tuvo la idea del año, (como algunas que han tenido últimamente), una saga titulada “El Otro” donde se daría un vuelco a la existencia del trepamuros. A David le tocó comerse el marrón de escribir sus cuatro números de la saga cuyo argumento le fue entregado por los responsables de la misma y una vez terminada pudo empezar realmente a escribir su serie de Spiderman. Obviando la horrible “El Otro”, el Spiderman de David y Wieringo empieza realmente en el 5 de la mencionada serie.

Hasta ahora llevan publicados doce números y si tuviera que definir lo que he leído brevemente, diría que es algo así como si Peter David hubiera pensado “Ahora os voy a enseñar como se hace un comic de Spiderman de toda la vida, con buenas ideas, argumentos y divertido a la vez”.

La primera historia se titula “Weblog” ocupa sólo el numero cinco de la serie. y retoma a Spiderman a lo largo de su historia y se permite hacer una referencia al final que le daba JMS a Spidey en el Amazing 500. El comic es una delicia visual y Wieringo demuestra que tal y como dijo una vez Voltorine, nació para dibujar Spiderman, con perdón de los Romita.

La segunda historia con David al mando se titula “Masks” abarca los números seis y siete. Y para demostrarnos que David sigue las series del trepamuros se permite retomar una subtrama argumental que tuvo su inicio en los números de Millar en Marvel Knights Spiderman. El dibujante de la saga es Roger Cruz.

Wieringo vuelve para la saga “Jumping the Tracks” que dura tres números. El esquema es clásico, presentación, nudo y desenlace y que se repetirá por lo menos hasta el numero 16 de la serie. Sin perder el buen humor y la diversión, David se marca una historia de realidades alternativas al más puro estilo “Regreso al Futuro” y se permite traer de vuelta un personaje que no aparecía en un comic del trepamuros desde el especial “Spiderman/Spiderman 2099”. A partir de aquí “Ringo” se despide y tenemos a un dibujante diferente por saga, algo que es de agradecer ya que da unidad al conjunto de la historia.

La siguiente saga, se titula “I hate a Mystery”. Una delicia. Estamos en plena Civil War y eso ha traído consecuencias en la vida de Peter Parker. Por fin vemos una escena soñada durante años (por lo menos por mi) y de la que aún me río cuando la recuerdo. Los diálogos son divertidos e ingeniosos, “este es mi Spidey” pensaba mientras la leía. La historia ocurre en una horas dentro del Instituto donde Peter da clases , sitiado por varios villanos. Nuevamente David demuestra la capacidad que tiene de trabajar con los elementos que le dan (o imponen), uno de ellos el nuevo traje de Spidey. El dibujante es Todd Nauck, quien cumple sobradamente. Muchos de los lectores la serie son de toda la vida, y en el correo se deshacen en elogios hacia el buen hacer de Peter David.

Y por fin llegamos a la última saga aparecida, “Taking Wing” dibujada por Scot Eaton, un trasunto de Bryan Hitch (tiempo al tiempo) donde David trae de vuelta (una vez más) al primer villano de Spider-Man y a dos secundarios (lamentablemente olvidados en los últimos años) de toda la vida, de una forma coherente, con respeto a sus historias y caracterizándolos realmente bien.
Al día siguiente tengo que desembolsar los cómics para revisar si es verdad lo que leí el día anterior o lo soñé. Pero ahí está.

Por muchos años con usted, Sr. David.